24 may. 2008

Posesión


Ella se incorporó lánguida y misteriosa mientras él seguía hilando las palabras de aquella insulsa conversación. Se acercó tigresa hasta sus labios mordiéndolos suavemente en una caricia de pecado hasta que sus lenguas se unieron y las manos de él atraparon el pezón erecto bajo su nívea camisa….al abrir los ojos sintió erecta virilidad del deseo. Pero ella no se había movido de su sitio y él entonces, cayó en la cuenta de que aquel instante solo fue un fugaz pensamiento de posesión, pues en verdad no sabía muy bien como acercarse a ella.

Iraunsugue Eternia


Fotografía-Escultura, exposición Ceutí (Murcia) Abril 2008

3 Atravesaron la realidad:

mErL dijo...

Quizas le tenia miedo a ser rechazado, la sensulalidad le llevaba a paisajes inimaginables, dentro de su timidez.

haThus dijo...

¿Deseo o necesidad? Acaso, ¿necesidad de deseos? o ¿deseos de neceidad? En esa pregunta se puede perder un final.

Besos, naturalmente, de deseo.

Iraunsugue_Eternia dijo...

MERL: Jajaja puede ser puede ser, de todas formas solo fue un cuentecillo corto de esos que propusiste en el foro y que me apetecía colgarlo aquí. Pero es cierto que la timidez puede llevarnos a dar un paso que deseamos, por miedo al rechazo.

Besos

HATHUS: ¿Y que es el deseo sino la necesidad? Deseamos lo que en verdad necesitamos, y necesitamos aquello que deseamos.

Besos deseables.