10 dic. 2013

Despedida....


Dicen que todo tiene su fin, yo nunca me lo he creído. Nada termina, nada muere, solo se transforma. Elegimos un camino pensando en la meta, pero lo que nunca nos planteamos según avanzamos es qué esa meta puede no ser lo esperado, ni peor, ni mejor, solo diferente.

Hace años abrí este blog con un propósito, organizar mi vida interna a través de los escritos. Realidades de Eternia debía ser un blog anónimo donde plasmar mis emociones. Poco a poco se fue convirtiendo en una jaula de grillos, una caja de Pandora que al abrirse me explotó en la vida real, allí dónde soy persona. Para mi sorpresa esa explosión de realidad ha terminado siendo el motor de mi vida, la de ahora, la real, dónde tengo piel y huesos.

Hoy puedo decir que este blog cumplió su cometido, me sumergí en mi propia catarsis hasta encontrarme en otra ciudad, lejos de mi gente. Utilicé las palabras para escapar de mis demonios, finalmente maduré y ellos desaparecieron. Cómo desapareció aquella nube oscura donde me encontraba atrapada, despareció el silencio, el hombre de gris y todas aquellas cosas-personas que me causaban malestar interno.

No tiré mi vida por la borda, simplemente me limité a hacer saltar a todos aquellos que me sobraban. Era la única forma de proseguir ligera y segura, sin malos karmas, ni garrapatas emocionales. Hoy puedo decir que estoy orgullosa de mi misma, que volvería a dar todos los pasos y tropiezos del pasado sabiendo que mi ahora y mi futuro me pertenecen.

La catarsis terminó hace tiempo, cuando decidí con quién quería compartir mi vida, mi camino, cuando traje a mi-nuestro hijo a la vida, cuando mi Mundo Hormigón fue mi guía.


Realidades de Eternia deja pues de tener sentido, ya no escribo, no aquí. Ya no creo, no aquí, pero sí sigo, sí aquí www.mundohormigon.es

6 may. 2012

Hasta Siempre Pelusa Oníria!


 
Te has marchado con tus ventanas de cielo fijas en el horizonte, bajo el edredón de tus siestas has arañado la séptima de tus vidas antes de alcanzar el Valhalla. Y diecisiete años no son suficientes para acunarte en una mantita de recuerdos que ahora envuelve tu cuerpo inerte, ni lo serán para olvidarte, ni tan siquiera los ochenta que sumarían tus huesos.


Aún quedan restos de ti en mi piel, heridas de guerra y risas, de bufidos y arañazos que se convirtieron en las cicatrices de mis brazos. Sé que nunca volverás a ronronearme al oído cuando vuelva a casa de mamá, ni dormirás sobre mi cabeza como hacías siendo tan solo un cachorro. Por mucho que mire al suelo no pasearás entre mis piernas mientras avance por el pasillo, ni sentiré tu patita reclamando comida cuando nos sentemos a la mesa.

Ahora sé que Calíope ya no escribirá puestas de sol sosteniendo a Oníria sobre su regazo. Su gata, mi gata, nuestra gata…tu recuerdo vivo en papel, tinta de mis letras. Compañera de noches en vela postrada sobre un escritorio de madera mientras me observabas despuntar los primeros de mis versos.

No habrá más que un amanecer para ti pequeña amiga, el último aquí, el primero allí donde te encuentres.

Bajo el árbol de mi niñez reposas ahora, con una fotografía de tu familia humana entre las patas, abrazándonos, abrazándote…

Te has marchado con tus ventanas de cielo fijas en el horizonte, arañando la séptima de tus cartas, durmiendo sobre el regazo de nuestra madre Gaia.

Laura Butragueño (Iraunsugue Eternia)

15 abr. 2012

Book Tráiler: "Calíope, Historias de un Mundo Espigón" por Laura Butragueño



Ya podéis sumergiros en el mundo de Calíope….






LIBRO: Calíope, Historia de un Mundo Espigón
AUTORA: Laura Butragueño

Calíope vive encarcelada en un cuerpo y una vida que no reconoce como propios. Se siente ajena a sí misma, hasta el punto de experimentar esta distancia como una enfermedad incurable del alma. Por esta razón, desde muy pequeña ha tratado de buscarse a sí misma a través de caminos construidos mediante la palabra escrita. Calíope escribe para reencontrarse en un mundo propio y único, que, a su vez, la aleja cada vez más de los otros seres humanos de su entorno.
Este mundo que ella acaba descubriendo, a medio camino entre la realidad y el sueño, se llama El Espigón, y su único habitante es Tristán, quien enseguida comprende es el amor de su vida.
Sin embargo, la solidez de ese lugar que tanto ansía, y de su propio habitante, se ve amenazada por demasiados factores externos que la empujan a experiencias angustiosas que van a poner en peligro su cordura.
A través del sexo y el arte, de la luz que ella proyecta y que tantos artistas han aprovechado para sus propias obras, se sumergirá en los peligrosos abismos de su propia alma y convivirá con los fantasmas que pueblan los territorios inhóspitos de la experiencia extrema.

Dirección y Montaje: Alex Manzanares.
Guión y Producción: Laura Butragueño
Por Mundo Hormigón Producciones.

8 ene. 2012

¡Ya a la venta! Calíope, Historia de un Mundo Espigón.



Después de meses anunciando su llegada ya podemos decir que “Calíope” está entre nosotros. La segunda novela de la joven escritora Laura Butragueño “Calíope, Historia de un Mundo Espigón” narra la historia de un personaje que no os dejará indiferentes….



Calíope vive encarcelada en un cuerpo y una vida que no reconoce como propios. Se siente ajena a sí misma, hasta el punto de experimentar esta distancia como una enfermedad incurable del alma. Por esta razón, desde muy pequeña ha tratado de buscarse a sí misma a través de caminos construidos mediante la palabra escrita. Calíope escribe para reencontrarse en un mundo propio y único, que, a su vez, la aleja cada vez más de los otros seres humanos de su entorno.
Este mundo que ella acaba descubriendo, a medio camino entre la realidad y el sueño, se llama El Espigón, y su único habitante es Tristán, quien enseguida comprende es el amor de su vida.
Sin embargo, la solidez de ese lugar que tanto ansía, y de su propio habitante, se ve amenazada por demasiados factores externos que la empujan a experiencias angustiosas que van a poner en peligro su cordura.
A través del sexo y el arte, de la luz que ella proyecta y que tantos artistas han aprovechado para sus propias obras, se sumergirá en los peligrosos abismos de su propia alma y convivirá con los fantasmas que pueblan los territorios inhóspitos de la experiencia extrema.

Ya podéis adquirir un ejemplar a través del blog por medio de pago PayPal o mandándonos un correo a mundohormigon@gmail.com



Próximamente os anunciaremos las presentaciones del libro.


Gracias a todos los qué hacéis posible este gran proyecto.


Mundo Hormigón Cultural.

21 nov. 2011

26...


No se nos pasa la vida, porque hace tiempo que dejó de sucederse para ser por sí sola, un ente perpetuo repleto de instantes y momentos…más tarde los nombramos recuerdos. Y siguen sin pasar, porque siempre quedan, prendidos a nuestra perene memoria.

Reconozco que este día me pesaba más que otros, no quería llegar a él, otro veintiuno de noviembre más, como cada año…me negué en redondo a pasar la frontera de los veinticinco, como si al hacerlo dejase de ser aquella niña-adolescente. Pensé que me encontraría perdida avanzando hacía un futuro que nunca termino de ver claro, ¿acaso hay alguien que lo vislumbre mejor? A estas alturas lo dudo.

No pensaba escribir, hoy no, no quería hacerlo. Pero ha venido a mí meciéndose en las coordenadas de las notas que se escuchan desde la habitación contigua, tu estudio. No sé si estás pintando, retocando fotografías para tu próxima exposición o simplemente montando. Maquetando imágenes hasta formar una obra que perdurará hasta el fin de los tiempos…como nosotros y esto que hemos llegado a crear.

He encendido cada una de las velas de esta habitación de mar que me regalaste hace unos meses, solo para mí, envuelta de libros y conchas, hadas y duendes. Un espacio artístico donde encerrarme a escuchar lo que las musas susurran.

Solo mía, el mayor de los regalos que me has concedido después de ti.

No habría sido capaz de enderezarme sobre esta fecha sino hubiesen sido tus labios los que me han despertado antes del alba, dos veces, seguidas, únicas, irrepetibles…como cada amanecer. Dices que nunca consigues sorprenderme, será que tus ojos de niño te delatan, cuando en realidad lo haces cada día al quererme más y más, como nunca antes…nadie. Me has devuelto la alegría que perdí hace años cuando morí y renací en una playa que ya no es mía, que en realidad ya no existe porque dejó de ser a mi marcha.

Tú te has encargado de crear una nueva, una con espigón propio donde poder morar los sueños de verano, junto a un Bunker sólido para guarecernos de las adversidades del destino de otros…el nuestro es próspero, te lo aseguro. Solo tú has conseguido desplegar la magia que creía perdida, hacerla crecer a cada instante del día que compartimos, aunque estemos inmersos en nuestros respectivos mundos de creación. Tú y solo tú, capaz de coserme las heridas que conlleva el pasado, de luchar contra mis miedos, de apoyarme en la luz de tu alma.

Un pozo negro dijeron…pobres de aquellos que no saben ver la energía que emanas, esa con la que me envuelves, esa que ha conseguido arrancarme de los veinticinco y ayudarme a cruzar la frontera hacía los treinta.

A tu lado…siempre a tu lado.

Encontrarte, amarte, ha sido el camino difícil pero yo te escogí en el momento en el cual busqué tu mano aquella noche de San Juan. Tú a mí, en aquel bar de Barcelona que aún guarda nuestro secreto, el comienzo.

Y sigo aquí, sintiéndome más libre de lo que nunca fui…

A tu lado…siempre a tu lado.

Laura Butragueño (Iraunsugue Eternia)
Fotografía: De un rincón en el Maresme (LBR)

19 oct. 2011

De aquello que nunca seremos...


No nacimos estrellados, fue la gula de la vida en el momento de nuestro nacimiento la que nos llevó a engullir el universo plagado de estrellas. Por qué cada uno de aquellos puntos luminiscentes representaba un sueño, una añoranza, una meta que perseguiríamos en el futuro.

Caer, desollarse, levantarse, lamerse las heridas y proseguir era parte del camino, el que cada uno de nosotros había decidido tomar. Y como un laberinto de entresijos y mentiras seguíamos devorando vida, normalmente a raudales como si en ello se nos fuese el tiempo que nuestro cuerpo había marcado en supervivencia.

Podríamos haber escogido ser personas arbóreas, era tan fácil desarraigarse del mañana que tan solo teníamos que cruzar los brazos, escoger un punto y seguir ahí, parados, hasta que nuestro cuerpo carcomido de monotonía decidiese desquebrajarse hasta desaparecer.

¿Podríamos haber escogido ser personas arbóreas?...inexacto…tanto como que la ansiedad sigue unas pautas o solo aparece en un momento puntual de nuestras vidas. Siempre fue parte de nosotros, era y será la entretela que formaba las alas que portábamos. Ella era una puta, no porque se vendiese al mejor postor, sino porque siempre aparecía en el desfallecimiento, cuando uno toca tierra y no comprende que es aquello llamado raíces. Es ahí cuando Ansiedad aparecía, vendiendo sus desencantos en agónicos espasmos de desesperación, ultrajando el cuerpo hasta dejarlo sin aliento, acelerando el corazón hasta constituir el mareo. Entonces apresa, te mata, hasta que dejas de ser en ti y comienzas a ser aquello que nunca supiste que podrías llegar a ser.

Remendar las alas forma parte de la caída, remontar el vuelo con los añicos de estrellas es altamente costoso. Pero no hay otro camino, no cuando se es un desheredado del sueño y la única meta es alcanzar aquello en lo que nadie cree, simplemente porque no comprenden.

Ansiedad se vuelve más virginal por momentos, cuando sueñas, vuelas, te alzas deja de tener sentido, de ahogarte, de asfixiarte con su propio nombre.

No decidimos nacer con alas…o quizás sí y nunca quisimos reconocerlo.

Laura Butragueño (Iraunsugue Eternia)

Fotografía: Laura BR "El Castanyer d'en Cuc, Barcelona" Octubre 2011

9 oct. 2011

Laura Butragueño (Mundo Hormigón) en El Radiador Mataró Radio!


Os anunciamos que desde primeros de septiembre ya podéis seguirnos a través de Mataró Radio en el programa “El Radiador” todos los martes a las 17h. Colaborando en la sección “Misterios” con el estudiante de periodismo y monologuista Carlos Mancera.
Para todos los amantes del misterio, leyendas y lugares abandonados y tras la voz de la escritora Laura Butragueño presentamos aquellos lugares que han caído en el olvido y que para muchos como nosotros resultan una fuente de inspiración.

¡No os olvidéis de seguirnos en Mataró Radio 89.3 FM!



P.D. Para cualquier sugerencia recordar que os podéis poner en contacto con nosotros a través del mail mundohormigon@gmail.com

Fotografía: Laura Butragueño y Carlos Mancera en El Radiador por Alex Manzanares.

"Industrial Portrait" más que una exposición, toda una experiencia.



El silencio se amolda a la estructura corrosiva de tu leyenda. Las voces apagadas han quedado prendidas de lo que un día fuiste. Tus paredes ahora solo sugieren un molde que se degrada en los segundos. Aún así hemos quedado prendidos de la belleza de tu olvido.
Pronto dejarás de existir…
…siempre quedarás tras un objetivo, cuando de ti no queden más que los cascotes del ayer.


A día de hoy nos es imposible contar con los dedos de las manos aquellos lugares en los que nos hemos adentrado. Todos tenían una historia, pero el final de esta siempre era la misma, el abandono y la desolación. En ellos hemos paseado cautos escuchando los ruidos de ventanas que golpeaban sin cristales contra los marcos carcomidos. Estructuras de hierro que crujían sobre nuestras cabezas advirtiendo el derribo por el paso del tiempo.

Enigmáticos, únicos, solitarios han llegado a robarnos parte de nuestra propia esencia en un intento de seguir alzándose. Todos y cada uno de ellos ha sido el escenario de un relato, una fotografía, un videoclip. Era nuestro regalo al olvido, en un intento de que su memoria quedase captada en arte.

Así nació “Industrial Portrait” la primera exposición fotográfica de Alex Manzanares. Cómo si de un ser vivo se tratase hemos acompañado a la obra por todo el territorio, siendo ya tres las exposiciones itinerantes que hemos realizado. Aún nos quedan muchas salas que visitar, muchos Centros Culturales donde “Industrial Portrait” lucirá por sí misma, en recuerdo a aquellos lugares que nos robaron el alma y nos siguen inspirando en cada salida.

Os dejamos un pequeño homenaje a la segunda exposición realizada en el C.C.Arturo Duperier de Pedro Bernardo (Ávila). Aprovechando este espacio para dar las gracias a todos los que nos seguís y sobre todo a los que creéis en nuestro arte y hacéis que esto siga siendo posible.

Un abrazo.

Alex Manzanares y Laura Butragueño.