26 may. 2008

Difuminamos Recuerdos.


Arañamos los recuerdos con nostalgia en el presente, modificamos a golpe de pensamiento todo lo vivido, encarcelamos el dolor e intensificamos la alegría.
Por eso siempre recordamos lo bonito, porque de alguna manera inexplicable, nuestro cerebro se encarga de guardar bajo llave las frustraciones y los miedos de aquellos días, para terminar dejando tan solo…melancolía.

Pintamos los ojos del pasado con colores variados, aquellos que nos hubiese gustado encontrarnos, por eso al toparnos en el presente con el ayer, caemos en la cuenta de cómo hemos cambiado, ¿cambiado o idealizado?
Por que el ser humano funciona de esa manera, tergiversa la información que le llega hasta hacerse su propio guión de la película que vivió, por eso siempre termina siendo como quisimos.

Vivimos, sentimos, pero con el paso del tiempo modificamos el destino, vagabundeamos los sentimientos para intensificarlos al máximo, añoramos lo ocurrido cuando en verdad, cuando lo tuvimos, no supimos cuidarlo y si lo tuviésemos, terminaríamos despreciándolo.
Pero así pasan los años, y terminamos guardando en una cajita del pasado lo que no fue pero siempre diremos que si ocurrió, porque en verdad, nuestra mente tiende a difuminar los recuerdos, para convertirlos en viejos sueños.

Iraunsugue Eternia


Fotografía-Collage de recuerdos, 1999,2000,2001.

4 Atravesaron la realidad:

haThus dijo...

Siempre he visto la mente humana como una gruta laberíntica. En ella hay lagunas, y esas lagunas olvidads contienen los recuerdos que apartamos de nuestro presente, los que rechazamos por que nos causan dolor. No se borran, simpre están ahí, siempre presentes pero ignorados por nosotros se reaviban en ocasiones cuendo por error seguimos uno de esos senderos que nos llevan a ellos. Cuando eso ocurre nos damos cuenta de que, lejos de haberse secado, esas lagunas se han magnificado, idealizado y ahora más que nunca nos pueden hacer daño.

Un besote sin lagunas.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Yo también la he comparado siempre como un laberinto, lleno de habitaciones con cajas donde vamos guardando sentimientos, recuerdos, sensaciones. Y es cierto con el tiempo tendemos a guardar bajo llave los recuerdos y sobretodo difuminar los dolorosos e idealizar a la gente.
Pero no te das cuenta hasta que no te topas con algo del pasado y caes e la cuenta de que esa persona no recuerda lo mismo que tú, o que nosotros mismos en una mala época escribimos algo y tras leerlo en el presente ves que en verdad no recordabas haberlo pasado tan mal.

Idealizamos el pasado, eso desde luego, y por mucho que lo intentásemos no conseguiríamos vivir de nuevo aquello como lo hicimos. Porque nuestro cerebro ha maquillado los recuerdos de tal forma que es imposible hacerle cambiar de idea.
Hay que aprender a tener esto siempre presente, por si el pasado vuelve saber que aquello no fue tan bonito, y lo otro no fue tan malo.

Besos sinceros y un abrazo en el presente.

haThus dijo...

Desde luego que idealizamos, nuestro cerebro es maquiavélico y conspira para que eso sea así. Una forma de ver las cosas, más cercana de como fueron es esa que propones, hablar con alguien que vivió esa misma situación con nosotros, y comparar, pero la gente tiene tendencia a no recordar nada jajaja.

Besos de nostalgia de tu voz

Iraunsugue_Eternia dijo...

Efectivamente, mira es como cuando hemos pasado una mala etapa, cuando está pasando todo es muy negro y lo pasamos fatal, pero con los meses, los años, recordamos que sufrimos pero poco más. Yo he comparado recuerdos con gente de mi pasado y realmente me doy cuenta de que la realidad es subjetiva, yo tengo mi verdad con mi realidad, porque así la viví, en cambio esa persona me cuenta algo parecido pero desde su realidad verdadera.
Resulta bastante curioso.

Besos de pues llama cuando quieras.