19 oct. 2011

De aquello que nunca seremos...


No nacimos estrellados, fue la gula de la vida en el momento de nuestro nacimiento la que nos llevó a engullir el universo plagado de estrellas. Por qué cada uno de aquellos puntos luminiscentes representaba un sueño, una añoranza, una meta que perseguiríamos en el futuro.

Caer, desollarse, levantarse, lamerse las heridas y proseguir era parte del camino, el que cada uno de nosotros había decidido tomar. Y como un laberinto de entresijos y mentiras seguíamos devorando vida, normalmente a raudales como si en ello se nos fuese el tiempo que nuestro cuerpo había marcado en supervivencia.

Podríamos haber escogido ser personas arbóreas, era tan fácil desarraigarse del mañana que tan solo teníamos que cruzar los brazos, escoger un punto y seguir ahí, parados, hasta que nuestro cuerpo carcomido de monotonía decidiese desquebrajarse hasta desaparecer.

¿Podríamos haber escogido ser personas arbóreas?...inexacto…tanto como que la ansiedad sigue unas pautas o solo aparece en un momento puntual de nuestras vidas. Siempre fue parte de nosotros, era y será la entretela que formaba las alas que portábamos. Ella era una puta, no porque se vendiese al mejor postor, sino porque siempre aparecía en el desfallecimiento, cuando uno toca tierra y no comprende que es aquello llamado raíces. Es ahí cuando Ansiedad aparecía, vendiendo sus desencantos en agónicos espasmos de desesperación, ultrajando el cuerpo hasta dejarlo sin aliento, acelerando el corazón hasta constituir el mareo. Entonces apresa, te mata, hasta que dejas de ser en ti y comienzas a ser aquello que nunca supiste que podrías llegar a ser.

Remendar las alas forma parte de la caída, remontar el vuelo con los añicos de estrellas es altamente costoso. Pero no hay otro camino, no cuando se es un desheredado del sueño y la única meta es alcanzar aquello en lo que nadie cree, simplemente porque no comprenden.

Ansiedad se vuelve más virginal por momentos, cuando sueñas, vuelas, te alzas deja de tener sentido, de ahogarte, de asfixiarte con su propio nombre.

No decidimos nacer con alas…o quizás sí y nunca quisimos reconocerlo.

Laura Butragueño (Iraunsugue Eternia)

Fotografía: Laura BR "El Castanyer d'en Cuc, Barcelona" Octubre 2011

9 oct. 2011

Laura Butragueño (Mundo Hormigón) en El Radiador Mataró Radio!


Os anunciamos que desde primeros de septiembre ya podéis seguirnos a través de Mataró Radio en el programa “El Radiador” todos los martes a las 17h. Colaborando en la sección “Misterios” con el estudiante de periodismo y monologuista Carlos Mancera.
Para todos los amantes del misterio, leyendas y lugares abandonados y tras la voz de la escritora Laura Butragueño presentamos aquellos lugares que han caído en el olvido y que para muchos como nosotros resultan una fuente de inspiración.

¡No os olvidéis de seguirnos en Mataró Radio 89.3 FM!



P.D. Para cualquier sugerencia recordar que os podéis poner en contacto con nosotros a través del mail mundohormigon@gmail.com

Fotografía: Laura Butragueño y Carlos Mancera en El Radiador por Alex Manzanares.

"Industrial Portrait" más que una exposición, toda una experiencia.



El silencio se amolda a la estructura corrosiva de tu leyenda. Las voces apagadas han quedado prendidas de lo que un día fuiste. Tus paredes ahora solo sugieren un molde que se degrada en los segundos. Aún así hemos quedado prendidos de la belleza de tu olvido.
Pronto dejarás de existir…
…siempre quedarás tras un objetivo, cuando de ti no queden más que los cascotes del ayer.


A día de hoy nos es imposible contar con los dedos de las manos aquellos lugares en los que nos hemos adentrado. Todos tenían una historia, pero el final de esta siempre era la misma, el abandono y la desolación. En ellos hemos paseado cautos escuchando los ruidos de ventanas que golpeaban sin cristales contra los marcos carcomidos. Estructuras de hierro que crujían sobre nuestras cabezas advirtiendo el derribo por el paso del tiempo.

Enigmáticos, únicos, solitarios han llegado a robarnos parte de nuestra propia esencia en un intento de seguir alzándose. Todos y cada uno de ellos ha sido el escenario de un relato, una fotografía, un videoclip. Era nuestro regalo al olvido, en un intento de que su memoria quedase captada en arte.

Así nació “Industrial Portrait” la primera exposición fotográfica de Alex Manzanares. Cómo si de un ser vivo se tratase hemos acompañado a la obra por todo el territorio, siendo ya tres las exposiciones itinerantes que hemos realizado. Aún nos quedan muchas salas que visitar, muchos Centros Culturales donde “Industrial Portrait” lucirá por sí misma, en recuerdo a aquellos lugares que nos robaron el alma y nos siguen inspirando en cada salida.

Os dejamos un pequeño homenaje a la segunda exposición realizada en el C.C.Arturo Duperier de Pedro Bernardo (Ávila). Aprovechando este espacio para dar las gracias a todos los que nos seguís y sobre todo a los que creéis en nuestro arte y hacéis que esto siga siendo posible.

Un abrazo.

Alex Manzanares y Laura Butragueño.