28 may. 2008

Ciencia pseudofilosófica de las ánimas.


Y podríamos decir que tan solo somos carne, vísceras y huesos, un conjunto corpóreo de células unidas que forman un cuerpo. Con rasgos parecidos a muchos y a su vez diferentes a todos, únicos al fin y al cabo.

Pero en las profundidades de nuestro ser corre deprisa la energía que irradiamos y que a su vez se une con la cósmica formando un núcleo vivo de ilusiones y sueños, frustraciones y miedos.

Somos un mismo centro caótico e inestable que se mueve al compás del cerebro, va allí donde lo llevamos. Pero crece o mengua dependiendo de nuestro estado de ánimo, de tal forma que influye en nuestra propia vida y en la de aquellos que nos rodean.

Salta como chispas, cuando conocemos a una persona de energía característica a la nuestra y repele a aquellas que de otra forma irrumpen en nuestro espacio astral, robándonos la energía.

Nuestras ánimas chocan en su conjunto de tal forma que o inmediatamente crean entre ellas un círculo donde la energía fluye por igual, o si por el contrario, la energía del otro intenta atrapar o vencer la nuestra, tendemos a plegarnos hacía nuestro propio ser o estallar con violencia.

Si pudiésemos ver el aura de las personas comprobaríamos como la pareja de enamorados que se besan en el parque, comparten energías traslúcidas de un fuerte color añil. Mientras que aquellos que discuten irradian un enorme potencial rojizo de esa aura que les protege.

Todo ser humano creyente o no, de alguna forma es consciente de su poder energético. Y si aprendiese no solo a verlo, si no a trasformarlo y jugar con su propio ser, sería capaz de hacer grandes logros con lo que a las relaciones personales se refiere.

Cuando comienzas a sentir y escuchar la voz que nace en tu interior, y que hasta este momento mantenías callada, es cuando se abre un nuevo mundo y el real comienza a verse de diferente forma.

De esta manera eres capaz de ver y sentir cuando una persona intenta robarte energía, tan solo has de aprender a rodearte de un círculo kármiko que tú mismo creas, impidiendo de esta forma ser fuente que se agota.
Cuando te enamoras, comprendes que el añil de dicha fuente puede trasformarse a oscuridad plena, si somos incapaces de seguir la rueda y enviar positivismo, la relación comienza a marchitarse y termina por agobiar al espíritu.

Antes de intentar ver en los demás, deberíamos aprender a mirar en nuestro propio espíritu.

Iraunsugue Eternia

Fotografía-Un atardecer en Alicante, mayo 2008.

4 Atravesaron la realidad:

haThus dijo...

Joven Eternia no creo que a las 5 de la mañana estubieras para apuntar muchas cosas, así que, te escribo aquí el nómbre de la película, tipo documental, de la que te hablé: "¿Y tu qué sabes?". Ya de paso, deberías confirmarme si la que tu me digiste se titulaba "el secreto". Gracias.

Besos formales.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Estimado Sñr.Hathus:

Atendiendo al post que usted tuvo bien de escribirme, le respondo en petición al recordatorio de su mala memoria (ejem ejem).
Efectivamente el documental mencionado por mí las pasadas madrugadas lleva como título “El Secreto”. Tenga usted en cuenta a la hora de piratear dicho documental que son dos partes y que debe bajárselo en VOS.
Aprovecho para agradecerle que nuevamente vuelva a mencionarme el documental que usted que me recomendó.

Caricias cordiales.

Atentamente: JOVEN Eternia

P.D. que dos iluminaos…¡Vaya tela! :P

haThus dijo...

¿Piratear? ¿quién piratea? naturalmente recorreré todas las videoteca y/o videoclubs para encontrar ese documento. Por supuesto, yo también le agradezco su atención al confirmarme que dicho documento tiene el nombre que yo recordaba haber oido.
Sin otro presente me despido, muy a pesar mío y le recuerdo el venidero encuentro para que vaya preparando sus afilados nervios.
Por cierto podría usted eliminar la opción de VERIFICACIÓN DE PALABRA de su blog, a veces me cuesta bastante adivinar lo que figura en el dibujo.

Saludos Cordiales.

NOTA: qué con la posibilidad de añadir, qué de qué.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Disculpé usted que haya barajado la posibilidad del pirateo en su casa, más olvidé que sus principios son arcaicos y los míos pecan de libertinos.
Un placer cumplir mis funciones de “agenda” para que usted no olvide nada de lo acordado y dicho. Como usted bien ha comentado iré afilando mis nervios, vaya usted arrancando motores para el día 21 del mes próximo.
A mí pesar también marcho, ya que usted me abandona por una dura tarde de trabajo, y aprovechando para comentarle que ya hice lo que me pidió y no tendrá que dejarse las pupilas verificando palabras.

¿Saludos cordiales? (ja! Lo tendré en cuenta para esta noche)

Un saludo lejano y con el ceño fruncido.

P.D. Cómo que, qué de qué, de qué? Uyyyyyy que mal rollo, mira que me estas tocando la entretela.

;) boboooo