11 jun. 2008

Niña de sueño a ras de suelo


Ha quedado recluida en el pensamiento impuro de volar a ras de suelo, quizás por la necesidad de ver el mundo como aquellos. Se ha planteado la posibilidad de descender hasta sentir la hojarasca bajo sus pies desnudos, dejarse llevar por el trotar del mundo lejos de lo místico. Encadenarse a la realidad de la metafísica humana, dejar de volar unos segundos hasta posarse en la incorregible severidad mundana.

Lo ha intentado, ha plegado las alas hasta volverse humana, intentando saborear el aire de la vida como tantos otros. No perderse en frágiles sueños capaces de hacerla perder la locura, atraparla en la más absoluta y fría cordura. Lo ha conseguido, por dos milésimas de espacio se ha sentido parte de todo, pero a la vez fuera de nada.

Se la ha colapsado la mente, y aunque abiertos se han cerrado los párpados al mundo. No quiere una torre de cristal, pero vive bien hilando sueños. Racheando el viento del quizás y el puede que, olvidando que en verdad es tan débil que una mínima red podría atraparla. Pero es que ella consigue atravesar las maderas carcomidas de la insensatez presente, no sabe como, porque en verdad ella es tan frágil.

Simplemente se sostiene en lo que es, sabiendo que las alas pueden rasgarse contra los clavos de la fingida seguridad. Tan solo sabe que puede y nada más, tan solo se la antoja volar. Por eso ha levantado el peso de su propio cuerpo hasta quedar por encima de sereno suelo, porque en verdad necesita vivir entre las ramas del viento, mirar todo desde el prisma de los sueños.

Sí, porque ella nació del sueño, y así quiere seguir siendo…

Iraunsugue Eternia.
Fotografía-Sierra de Huetor, Granada junio 2008.

5 Atravesaron la realidad:

haThus dijo...

Una princesa atrapada en una corriente de aire, una pluma caida que vuela con vida propia y emancipada del volar ageno. Eres viento y sueños, eres aire y realidad. Pero el viento portador solo es el medio, pronto llegarás a ese sitio que te atrapará. Yo me pregunto, ¿Así te sentirás? Prisionera del mundo, prisionera del suelo. Vuela mientras puedas, lejos de esos clavos, lejos de todo, pero nunca olvides que el suelo, la realidad, te estará esperando cuando ya no puedas más.

Besos en el viento.

haThus dijo...

No pienses nada raro con esta canción, Bruji, que solo la he relacionado con tu texto y con la libertad, y nada más. Tu ya sabes lo que pienso.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Hathus como siempre sabes leer entre líneas, hay almas que necesitan un vuelo continuo en la vida, porque la monotonía diaria las atrapa de tal forma que termina marchitándolas. Puede que algún día pare mi vuelo, así lo desearía, pero cuando lo haga no me sentiré atrapada, ya que habré plegado las alas en el sitio adecuado. Es bonito saber que la realidad me espera, yo por mi parte espero y deseo que cuando no pueda batir más mis alas, el suelo en el cual caiga no tenga ortigas y pueda tener un descenso poético y poco dañino.

Tranquilo con la canción, que no me pienso cosillas raras rorro.

Besos de brisa.

haThus dijo...

¿Acaso las plumas se estrellan contra el suelo? ¿Acaso el viento podría hacerle daño al aire? Tu descenso será oportuno y sosegado.

Besos mi aire.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Quizás tenga miedo a los descensos porque pienso que puedo volverme piedra justo antes de caer al suelo, pero espero seguir siendo viento y pluma cuando llegue el día de posarme.

Besos mi realidad.