16 jun. 2008

¿Me conoces? Dueles


Nuevamente te has vestido con la sabiduría que tú crees absoluta, incapaz de mirar en lo profundo de los ojos que te observan, porque aunque te hablen estas ciega, tan ciega que te es imposible determinar los pensamientos que corren veloces por esa cabeza.

Ante ti soy la marioneta que creas, porque te es más fácil detenerte en la muralla de ti misma que derruir los muros que has construido con el pasar de los años. ¿Me conoces?, ¿hasta que punto? Me pregunto en esos momentos en los que la conversación se vuelve inútil en nuestras bocas, y a ti te es imposible robarme la sonrisa que piensas debería pintar mi rostro.

Imposible, no quieres ver lo que escondo, porque el abrir la puerta significaría para ti aceptar que aún hay partes de mi estructura que te ha sido imposible describir. Y yo espero, y hablo, y hasta grito a pleno pulmón intentando explicarme, pero te has cubierto los ojos con la venda del no querer ver más, y mis conversaciones tan solo son jeroglíficos para tus oídos.

Es entonces cuando me siento tan vulnerable y pequeña que eres capaz de destrozarme con una de tus irónicas respuestas. Por eso me escabullo en la agresividad de lo incierto, para alejarte de mi ser, porque en el fondo siempre supe que tú, no me querías ver. Te es más fácil suponer que describir, el no mirar, el no oír. Consigues destruir todo lo bello que hay en mí, hasta volverme niña indefensa en soledad, por eso huyo, para que no me veas llorar.

Me he encerrado nuevamente en la constelación imaginaria de mi propio mundo, porque a menudo dueles, y desgarras y hieres. Haces tanto daño que consigues convertirme en ingenuidad infantil, en esa niña que se esconde para no sufrir.

Iraunsugue Eternia

Fotografía-Sierra de Huetor, Granada junio2008

2 Atravesaron la realidad:

haThus dijo...

Nos dañan aquellos que tienen potestad para hacerlo. El dolor es parte del querer, pero el querer no forma parte de nada, es absurdo. De ahí su importancia, por que nada lo sustenta, se mantiene de si mismo y se derrumba por su propio devenir, mientras, el dolor, siempre va detrás.

Besos con apósito.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Ciertamente aquellos que nos importan son los que son capaces de rasgar el alma. Amor y dolor van unidos, y hablo del amor en todos los sentidos, y jamás había caído en la cuenta de lo que expones. Realmente todo depende de ese querer que cuando nos falta, todo se derrumba, es como el pilar principal de un todo.
Por eso el verbo amar debe ser siempre conjugado en todos los aspectos de nuestra vida.

Besos de yo quiero, tú quieres, nosotros nos queremos, ellos quieren…