26 nov. 2008

PaSos en DudaS

-Tenemos un descanso de 10.30 a 11.00h –se ha dirigido a ella sin nombrarla, dando por echo que la escucharía –puedes ir a dar una vuelta si quieres.

La ha extrañado ese comportamiento individualista, siempre ha tenido por costumbre ir a almorzar con las compañeras, nunca estuvo en una empresa donde cada una fuese por libre. Pero no importa, hoy no importa, lleva dos días trabajando en la empresa y necesita un respiro para si misma, para meditar sobre la moral aprendida y el trabajo que ha llegado a realizar.

Así que se ha limitado a responder con un sinónimo mientras escapaba hacía la fría calle, frente a ella, una cafetería de barrio abre las puertas, se ha dejado llevar hasta las sucias mesas buscando el rincón más apartado, sentándose entre las macetas, escondiéndose del mundo. No quiere ser vista por nadie, ni tan siquiera la hubiese gustado mirarse aquella mañana al espejo, se sabe sucia de engaño, mentira que corroe el dulzor de los labios volviéndola hiel, sencillamente…¡da asco!

Medita y piensa, las dudas carcomen la sesera y tiene que aspirar el viciado aire para impedir que las lágrimas se la escapen.

-¡Hola! –la interrumpido la camarera -¿Qué te pongo?

-Un descafeinado –ha tardado en reaccionar unos segundos, seguramente por qué no esperaba la pregunta en un castellano perfecto, con un acento rudo pero amable, indudablemente al mirarla, ha caído en que no es de aquí, como Ella, viene de lejos.

-¡Tengo uno buenísimo de máquina! Verás que te va a encantar y te pondré un dulce, que tienes cara de necesitarlo –dicho esto, antes de salir corriendo, ha rozado suave sus manos apretadas contra el bolso, niña asustada en el rincón apartado.

Minutos más tarde, con el sabor del café besando su lengua, ha comenzado a escribir…

“¿Sabes F.? El día que nos despedimos llovía a cántaros en Alicante, y aunque no lo creas hoy, aquí en Cataluña, brilla el sol moldeando las calles de amarilla hojarasca…pero a pesar de todo amigo mío, en mi mundo hoy, solo hay lágrimas.

Estoy sentada en una cafetería que no es la nuestra, y me falta tu presencia, esa manera única que tenías de borrarme las penas con tu amplia sonrisa, ese brillo en los ojos de niño mágico que me trasportaba a universos añil, como nuestro mar. Me faltas tú, me faltan tus “¿Qué pasa mi niña? ¡Que guapa estas hoy!”, me falta Cristián con sus piropos de medía tarde y sus chupitos improvisados, me falta Oskar y sus inesperadas visitas entre semana, me faltan tantas cosas.

No estoy triste o quizás si, ¿no es esto acaso lo que quería? Y en verdad amigo mío soy feliz, pero es que duele que faltes, y hasta te añoro más de lo que jamás pensé podría añorarte. Y hoy, más que nunca, daría lo que fuese por tenerte al lado, colocándote la camisa importada de años de comercial, frotándote las manos, riendo, tú, siempre riendo.

Si te tuviera, si esto fuese aquel lugar donde nos contábamos las penas…entonces te diría, ¿Recuerdas F. aquel trabajo del que te hablé?...Pues me han cogido, nada más hacer la prueba comencé a trabajar, no cabía de júbilo dentro de mí porque pensé que me costaría al menos unas semanas habituarme a esta nueva ciudad, y sobretodo, que el trabajo no caería de un guindo. Y hablando de guindos (sabes que adoro irme por las ramas) ahora soy yo la que me he caído.

Todo comenzó con el guión, sí, el guión, ¿vender publicidad? ¡nada extraño! Tú y yo lo hicimos cada tarde durante aquellos meses, pero esta vez era diferente, los clientes se contratan por teléfono…¡Qué guay niña! Se que me dirías, y yo pondría esa cara de hada infantil y depresiva. ¡No F. no está bien! Porque no se ofrece el producto, dan por echo que el cliente ya lo ha comprado ¡y se les envía directamente!.

Y aquí ando, entre la necesidad de capital inmediato y la moral constructiva de esta ninfa que siempre brinda por creerse justicia…No puedo seguir, no puedo decir: “O sí, claro que contrató con nosotros y debe pagarnos”…cuando de antemano se que no es cierto, que es la primera vez que hablo con ellos. ¿Y tú que harías F.? ¿y que haré yo?
…si estuvieras cerca, sé, que te lanzarías de la silla para cogerme en tus brazos, y me sentiría pequeña, difunta, invisible, pero protegida en esta amistad que fundamos cada día…pero hoy, me falta todo, hasta la capacidad inherente de negarme al engaño.

¿Qué va a ser de esta Eternia?, y de ti amigo, ¿Qué ha sido de ti?”


Ha dejado la propina sobre la mesa tras limpiarse las lágrimas, intentando caldear su cuero gélido, lleno de nudos invisibles que la aprietan y la ahogan, losa contra su pecho...la moral, la maldita moral.

Y las horas no han volado esta vez, simplemente se ha encallado en los segundos, escuchando los gritos tras su espalda.

-¡Arual no dejes que te tomen el pelo! Tú insiste en que ya hizo contrato con nosotros….¡No, no, Arual mándalos a la mierda si hace falta!

Engarrotados, dedos engarrotados, lágrimas a flor de piel corren por su mejilla, no aguanta y se incorpora volviéndose hacía la mesa de al lado.

-No se si voy a poder seguir con esto, me siento mal, los estamos engañando –ha conseguido decir entre balbuceos de nerviosismo.

-Bueno, ¿y qué? Cuando un fontanero viene a tu casa te cobra una pasta, también te engaña….

“¿Sabes F.? Esto es una mierda y yo me siento un gusano…”

…….. horas más tarde, mientras salteaba el jamón intentando ligarlos con los guisantes F. y Oskar han llamado….

-¡Qué tal niña!¿me echas de menos?

….¿Sabes F.? No te imaginas cuanto…

Iraunsugue Eternia

Fotografía de google de un tal Adolfo López.

7 Atravesaron la realidad:

ELMINSTER dijo...

Me caen lagrimas ¡¡¡¡, las pocas que me quedan después de las semanas pasadas , al leer esté relato . Realmente me siento muy alagado y triste al no haber podido seguir con este trabajo que compartiamos .

Dudas , siempre existen dudas y siempre las tendrás hasta el final de los días . Te crees que F no tiene dudas ????? Si , las tiene todos los días y solo escucha a su corazón para resolverlas . Muchas veces son decisiones dificiles pero hay que tomarlas y saber decir No ¡¡¡ Esa és la clave ¡¡¡ para sobrevivir en este mundo de Ratas que se matan una a otra para poder sobrevivir .

Si no tienes claras las cosas en el trabajo , mira , observa , hazte la tonta y cuando veas una salida , traspaspa la puerta sin mirar atrás . Creeme , ahi muchas puertas y caminos diferentes detrás de ella .....

Un fuerte Abrazo
" F "

Iraunsugue_Eternia dijo...

ELMINSTER: ¡¡¡Gracias por venir!!! Realmente el trabajo era una excusa para darle al pico y compartir sueños, pero a mi también me duele que no haya más tardes de esas..y encima ahora tan lejos.

Seguiré tus consejos como siempre, a ver donde termino y que puerta abro, aunque sabes que lo mío siempre fue entrar por las ventanas…al final dije “NO” era lo mejor, al menos ya no tengo esa cara de lechuga.

Se que F. tiene muchas dudas, ¿o acaso no recuerda F. lo parecidos que somos?...habrá que verse pronto junto con Oski para recordárselo ;)

Mil gracias de verdad, necesitaba de tus palabras, y de ese abrazo que siempre me llega…

Muchos besos y sonrisas….y como no, un fuerte abrazo.

P.D. Ajjjjkkkerosos que os vais de pingoneo sin mí snif snif

JuanMa dijo...

No te lamentes. Creo que es genial tener unos límites en la vida.
Seguro que habrá muchas cosas mejores esperándote.

Y en cuanto a echar de menos, los cambios siempre son duros, pero seguro que sabrás hacer nuevos amigos manteniendo también a los antiguos.

Besos serios y aleteos juguetones.

CaminanteDeNoche dijo...

Que triste es a veces lo que la supervivencia nos hace tragar o hacer, y a veces sin elección, según la carga que se lleve en las espaldas, pero tú la tienes todavía,joven y sin problemas de hipotecas o hijos... y a este mundo lo salvan esas personas a las que les queda alguna ética aún, que tienen ciertos límites.

Como siempre, un placer leerte.
Besos

Iraunsugue_Eternia dijo...

JUANMA: Si lo miro desde ese punto me doy cuenta de que tienes toda la razón, nunca pensé que tener límites fuese bueno..mira, algo nuevo que he aprendido.

Seguramente si Juanma, solo me hace falta un poco de tiempo.

Besos con sonrisa y ese vuelo prometido sobre Iraunsugue.

CAMINANTE: Es cierto que no tengo grandes cargas, pero me planteo la mujer que estaba allí y que llamaba a uno y a otro sin perder la sonrisa, la verdad es que por un lado es admirable que sea capaz de pasar de todo, centrarse en engañar a los demás por cuatro duros…en fin, ver para creer.

Un abrazo grande.

haThus dijo...

Afortunadamente, dejaste ese trabajo antes de que te hiciera más daño. Recuerdo que me consultaste antes, creo que por miedo a que yo pensara que no querías trabajar. Supongo que todavía dudabas de mi moral y no pesaste que estaría de acuerdo contigo en que lo dejaras. Cuesta mucho llegar a conocer a las personas.

Alégrate!!! dejaste aquel trabajo de timadores en cuanto te diste cuenta de en que consistia, como persona onrada que eres.

Besos de onradez.

Iraunsugue_Eternia dijo...

HATHUS: Nunca dudé de tu moral, pero como siempre me sentí la sustituta de otra persona pensé que podrías llegar a pensar que no quería trabajar, me calaron muy hondo las cosas que me habían contado: “tú no serás como la otra no? Que no la gustaba trabajar”.

Ahora me parecen chorradas o no, pero la verdad es que me daba miedo ser yo misma porque sentía como si cada paso que yo diera iba a ser comparado con la otra.
Recuerdo lo mal que lo pasé hasta decírtelo y lo bien que me sentí ante tu respuesta, tu lógica siempre me ha abrazado.

Un beso agradecido.