20 nov. 2008

21 de Noviembre...Cumpliendo Años.

La mañana del 21 de Noviembre de 1991, Arual se levantó al alba, bajó de la camita de números bordados sobre la almohada y rebuscó entre el baúl de juguetes la llave de color plata, en pasos cortos pero precisos, se agachó sobre la cama hasta hallar el preciado tesoro que un año antes había escondido entre las lamas del colchón.

Cuidadosa y con dedos de niña, abrió el diario rosado que la habían regalado por su cumpleaños un año antes, caligrafía precisa de una niña soñadora que repasaba ahora todos y cada uno de los planes y sueños que debía haber cumplido durante aquel año.
Con rotulador rojo comenzó a tachar aquellos que había conseguido, los demás, los que no cumplió, quedaron para esa nueva edad que se la avecinaba.

Aquella tarde, mientras los niños engullían bocadillos y tarta de chocolate, ella, se quedó pegada junto al ventanal de la casa, observando el tráfico de un Madrid estridente, haciéndose parte de las sirenas, los coches, las voces, la vida que lejos latía en luces coloridas que iluminaban la noche.

Llovía, en sus cumpleaños siempre llovía.

Ausente, ojos verdes de niña ausente que sonreía tímida ante los regalos, pesadez sobre su cuerpo cuando debió soplar las velas de sus seis años. Aquella noche, cuando mamá la leía un cuento, extrañada al ver el comportamiento de la pequeña intentó sonsacarla.

-¿No te ha gustado el día de tu cumpleaños?

-No me gusta cumplir años.

-¡Pero si solo son seis! ¿qué pasará cuando cumplas 30?

Arual no respondió, como no respondería en los cumpleaños que se sucederían sin pena ni gloria, simplemente y aunque no quisiera, esa felicidad que se la antojaba eterna la semana antes se esfumaba cada 21 de Noviembre. No había motivos aparentes, no para todos aquellos que intentaban hacerla un cumpleaños diferente, en verdad la daba igual si la invitaban a cenar, si la cena se hacía en casa, si había tarta, si se soplaban velas, si se emborrachaba, si la escondían los regalos, si se los daban en mano.

Poco importaba, lo único que realmente valía la pena era aquel diario que aún conservaba bajo las lamas del colchón.

Mañana, como cada año, volvería a levantarse mustia, pálida, con la ausencia de sonrisa que la caracterizaba en ese bochornoso día que se hacía largo, se adentraría en el mundo de los demonios bajo la cama para recatar el diario. Y al abrirlo, volvería a revisar todos y cada uno de los sueños y planes que se había propuesto cumplir antes de los 23 años.

Bien sabía sin necesidad de pasar las viejas páginas del cuaderno que de los 6 sueños importantes que se había propuesto como metas un año antes, solo había conseguido cumplir 3.

Para Arual, esta media seguía siendo inexacta…

Iraunsugue Eternia

P.D. La foto rara aunque no la parezca es una tarta, mi jefe se la encargó a una de mis clientas para mi 21 cumpleaños. Ese monigote soy yo y se come, la jodía tenía todos los detalles, hasta me hicieron de azúcar mi pc, mis cuadernos y mis teléfonos, toda mi mesa trabajo vamos. Mi compañera se lo pasó muy bien despedazándome y mordiéndome la cabeza :S

7 Atravesaron la realidad:

SoFia dijo...

Me pones en un aprieto :-S no sé si felicitarte o no :-S pero... Claro que sí, un año más de vida... Un día para recordar, celebrar y trazar nuevas metas así que felicidades :)

ALMAGRISS dijo...

¿Tengo que esperar hasta mañana para felicitarte? ¿No puede ser ya? VEnga, venga...

AdR dijo...

Felicidades :)

No he hecho cálculos, así que no sé cuantos cumples, pero los que cumplas están bien, son tuyos, y hay que disfrutarlos.

A ver qué haces hoy :)

Besos

Iraunsugue_Eternia dijo...

SOFIA: Jajajaja si si cierto, no había caído en eso, me gusta recibir felicitaciones, otra cosa es la cara de seta que se me queda este día. Muchas gracias, un abrazo.

ALMAGRISS: Bueno bueno, me doy por felicitada ;) besooos.

ADR: ¡Gracias! Cumplo pocos para muchos, demasiados para mí…hoy haré poco, mañana será el gran día...

Besazos.

haThus dijo...

Ami tampoco me gustan mis cumpleaños que le vamos a hacer.
Por cierto, vaya matada lo de la tarta.

Besos.

Iraunsugue_Eternia dijo...

HATHUS: Deberíamos plantearos cuando y por qué dejo de gustarnos....con lo especiales que eran antes y lo tristes que son ahora.

Lo de la tarta fue un punto!!!

Besos con azúcar en los labios.

haThus dijo...

Eso sería muy difícil de averiguar, por lo menos en mi caso, si te puedo decir, aunque tu ya lo sabes, que no soporto ser el centro de atención. Puede que ese sea el motivo por el que no me gustan a mi.

Besos de ese azucar para mi.