14 nov. 2008

¡¡¡Os Reto!!!...Juego de Cuentos.

¿JUGAMOS? Se me ha ocurrido que podríamos hacer entre todos una historia, no hay reglas, se pueden hacer los cambios que uno quiera en la parte que escribe cada uno. Comienzo el cuento y reto a todos los que pasen por aquí a que sigan el hilo de la historia en la parte de los comentarios, luego lo iré subiendo.

¿Os apetece? Os reto


La niebla había tomado bajo su posesión la ciudad, negando la vista a todo ser viviente que desease caminar aquel día, no había noche, ni luna, y las luces quedaban vacías e incoloras bajo la espesa masa de neblina albina.

Cayó la taza contra el suelo al escuchar el sonido del teléfono, a su espalda, tan solo la soledad de un pasillo vagamente iluminado por el sendero de velas. Tragó saliva, intentando calmar los nervios se volvió intentando recuperar la compostura.

Avanzó en pasos cortos hacía…

(Y aquí lo dejo)

Iraunsugue Eternia

6 Atravesaron la realidad:

CaminanteDeNoche dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
CaminanteDeNoche dijo...

¡¡¡Buena idea Iraunsuge¡¡¡¡

Besos

CaminanteDeNoche dijo...

...el teléfono y de repente estalló una tormenta que abrió de golpe la ventana. Un húmedo y furioso viento apagó la frágil luz de las velas y sumió la casa en una total oscuridad, interrumpida en ocasiones por el resplandor de los relámpagos.
A tientas, sólo guiada por el sonido incesante de la llamada, llegó por fin. Su cuerpo pegó un salto reflejo, pero su boca no pudo gritar paralizada por el miedo, al comprobar que había otra mano sobre su teléfono...

calambre dijo...

...-Tranquila, soy yo.
La firme voz tranquilizo a la joven.
-Dios mio Ricardo...Me has dado un susto de muerte.¿Cuando has llegado?
-Hace poco.¿Que hace esa ventana abierta?
El telefono no cesaba de sonar.
-Vamos Ricardo...¿No piensas contestar?
-Claro.Pero...¿Quien llamara a estas horas?
Digame?.......

AdR dijo...

Al otro lado del hilo telefónico no se oyó a nadie.
- ¿Dígame? - volvió a preguntar Ricardo.
Y el silencio fue la respuesta. Un relámpago pareció entrar por la ventana y un trueno hizo retumbar por completo el edificio.
- Ricardo... ¿Quién es? - dijo la chica muy nerviosa.
Él soltó el auricular y dijo:
- María... creo que nos han descubierto, debemos recoger las cosas y marcharnos de aquí ahora mismo.

Minutos más tarde esa niebla al alba y la tormenta se cernían sobre el edificio y la ciudad, otorgándole una oscuridad opaca como la peor de las noches.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Si os parece lo voy poniendo en entradas diferentes y así lo escribimos poco a poco, que no se por qué me da que va para largo...argg me habeís picado jeje.

Besos y gracias por participar.