5 jul. 2008

Niña de Tinta


-¿Se ha secado tu pincel? Artista –pregunta la musa desde la oscuridad fingida.

Pero él ha entorpecido la escucha de llantos, y la lógica de locura desatada de rabia que se desvanece en la indiferencia. Carnívoro de su propia existencia viste de paralelismos su esencia en vida.

Ella se acerca hasta el umbral de su propio inconsciente, hasta toparse con el surrealismo apaisado de la piel que la envuelve. Se deja caer desnuda sobre sus propios huesos, y las alas son tan solo la metamorfosis cíclica de sus mil nacimientos.

-¿No pintas? –insiste la ninfa.

Y él, incapaz de escuchar la súplica en pregunta irónica se hace de piedra. Ella, por su parte, se sabe consciente de su propia naturaleza. Muestra del pasado que quedó en boceto, tintura nostálgica de los momentos.

Siempre fue niña de tinta, poema de interminables noches sin velas. Ahora, sin luz, se apaga en vida hasta volverse humana, durmiendo el susurro en la inspiración kármica, hasta que vengan nuevamente unos pinceles a rescatarla.

Iraunsugue Eternia.
Ilustración por Diegotxe Montesinos.

4 Atravesaron la realidad:

Max dijo...

Tinta que permanece latente acariciando para siempre la eternidad de un fondo vacío.
Estoy convencido que será rescatada en breve, pincelada a pincelada, trazo a trazo.

Me ha gustado tu casa.
Besos

Iraunsugue_Eternia dijo...

MAX: La tinta siempre está viva, como vivas están las musas, otra cosa es que dejemos de verlo así por las circunstancias. Yo también pienso que los pinceles no se secan eternamente, o al menos así me gustaría creerlo, pensar por un instante que musa y artista están unidos, aunque los separe el tiempo tarde o temprano tienden a encontrarse de nuevo para crear juntos.

Me alegro de que te haya gustado, bienvenido.

haThus dijo...

"Artista y musa unidos para siempre" que ironías tiene la vida, ¿verdad? En fin, desde otros puentos de vista menos sutiles, puede que haya cosas que sean para siempre, ¿quién sabe? La idea no deja de ser, como mínimo del romanticismo más estricto, espero que eso sea así si es lo que desea la niña de tinta.

Besos de esperanza.

Iraunsugue_Eternia dijo...

Bueno, supongo que los artistas cambien de musa, y a su vez las musas pueden inspirar a muchos artistas. Si lo pensamos bien a lo largo de la historia de los grandes la mayoría tuvo muchas musas, aunque algunos prefirieron quedarse solo con una, eso nunca se sabe. La niña de tinta quiere seguir siendo de tinta, el artista comienza a ser lo de menos.

Y sí, es irónico, no te imaginas cuanto…

Besos de realidades.