24 jul. 2008

De seXo y plaTos


Sus manos sobre la piel jamás se tradujeron tiernas, solía sorprenderla por la espalda mientras fregaba los cacharros, rodeándola en un abrazo mortífero hasta anularla la respiración, mientras sus labios mordían jugosos la suave piel del cuello. La apretaba los pechos deshaciéndola en reproches que se escondían bajo la sonrisa pícara, que se escapaba furtiva entre suspiros.
Solía retorcerse entre sus fuertes músculos intentando zafarse de la mano que hábil se colaba entre el corto pantalón y sus braguitas.
Controlaba los gemidos mientras sus dedos se hacían profundos en la humedad de entre sus piernas, y él suspiraba junto a su oído marcando contra sus redondeados glúteos el deseo impío.

Lo apartaba con ademanes quinceañeros recordándole las tareas de limpieza, pero él, oído sordos, seguía recorriéndola con mordiscos y húmedos lametazos la espalda hasta deshacerla de las prendas. La llevaba entre besos y caricias hasta ponerla contra la pared de aquel habitáculo de espejos, y allí, sin esperar respuesta, abría sus piernas hundiendo la lengua y sorbiéndola el deseo.
A cada paso de sus rudas manos ella gritaba dejándose llevar por la locura del momento, hasta que caía sobre su cuerpo y él aprovechaba el instante longevo para alzarla sobre su peso y sentarla sobre el frío mármol.

Sus piernas se volvían manecillas del reloj contra su espalda, mientras él se hacía dueño y señor de sus entrañas llenándola por entera. A veces gritaba fuerte sintiendo como la rompía por dentro en mil pedazos, pero en sus brazos el dolor se volvía deseo, así que apretaba fuerte sus nalgas para sentirle aún más dentro, hasta creerle estallar en sus adentros llenándola de espuma y caricias.
Era ese instante cuando ella, muerta, volvía a la vida con hiperactividad incontrolada, él, en cambio, temblando aún en los espasmos de la cueva que se cerraba para hacerle gemir de placer, solía dejarse caer sobre sus pechos exhausto, sin vida, y con una sonrisa infantil en los labios.

Aquel momento, era el único en el cual ella podía leer en su mirada, más tarde sus ojos se la antojaban la nada, y él cerraba la conciencia de su mente con una mirada parda, melancólica que jamás dejaría entrever nada. ….al terminar aquella danza de sexo y agua, a ella siempre se la quedaba aquel característico sabor a sangre en los labios.

Iraunsugue Eternia

Ilustración-Comic "Cruel Things" de los autores Lean y Luciano Vecchio

8 Atravesaron la realidad:

ALMAGRISS dijo...

¿Dónde hay que ir para que te pase eso?
Hace un siglo que nada me hace sentir así (si es que alguna vez sentí así)
Sigue escribiendo...

CaminanteDeNoche dijo...

dios, qué intensidad¡¡¡¡¡¡......
Cada vez que fregue cacharros me acordaré de este relato, a partir de ahora no se me hará tan aburrido, jejejeje.

Besos

Iraunsugue_Eternia dijo...

ALMAGRISS: ¿Dónde? Tercer sueño a la izquierda ó quién sabe, quizás alguien tenga la capacidad de hacernos sentir así, mientras es divertido imaginar, nunca se sabe quién puede sorprendernos por la espalda.

Besos.

CAMINANTEDENOCHE: Jajaja oye no es mala idea hacer otros para diversas tareas domésticas, al menos como bien dices no se harán tan monótonas y aburridas arggg jeje.

Besos.

CaminanteDeNoche dijo...

Aaaah, los sueños... ahí todo es posible, vaya que sí, hasta lo más insospechado...

besos

haThus dijo...

En los sueños no se rompen los platos que, en esos momentos, ella pueda sujetar en las manos, ni con los vidrios se puede llegar a cortar cuando él la sube al marmol. En los sueños el jabón de los platos no irrita zonas sensibles con las que puedan llegar a tener contacto, ni hay menos de una hora para hacer la comida y volver al trabajo, ese día fijo, sin comer. ¡Divinos sueños que mortificais la realidad!

Besos enjabonados.

haThus dijo...

Por lo demás, como siempre, un relato muy erótico, rozando lo estrictamente explicito, pero sin llegar la obscenidad. Con señales irrevocables e indescifrables para mí, pero en línea con tus textos más descriptivos, en los que no se escapan ni omiten detalles, como siempre, para que no podamos escapar, ni por un momento, del envolvente mundo de tu recreación. Excelente.

Besos, después de esto, virginales.

Iraunsugue_Eternia dijo...

CAMINANTEDENOCHE: Siii y los sueños a vece se hacen realidad y este no es tan dificil....digo yo, besitos.

HATHUS: Jajaja ains niño que negatividad!!!! En la realidad sería imposible que fuese entre semana, así que seguramente sería fin de semana y tendrían mucho tiempo. Además ella no dejaría caer los platos, mientras se hace la remolona los va dejando en la pila, ah! y quitándose los guantes, así no hay problemas con el jabón y las irritaciones.

Así que mmmmm sería posible!!! Ahora unes este sueño con la petición de hace unos meses en otro post "sorpréndeme por la espalda" y tenemos un inolvidable momento erótico festivo!!

Aunque en la realidad él estaría fregando y ella vendría por detrás ;)

Besos de recordatorio de pasiones nocturnas.

haThus dijo...

Veo que alguien tiene mucho tiempo libre entre clase y clase para contestar a los blogs jajajaja

Besos de ventanal.