5 oct. 2008

Pasos de Hada

“Escuché tu voz lejana, casi inaudible, seguida de arcadas de la vida que se te escapa en bocanadas por esa herida interior que te quema y mata.
Me abalancé sorteando mis propias pisadas de vuelta por aquel inmaculado pasillo, y créeme que soy tan pequeña, que mis pasos cortos no me dejan alcanzar tu voz, que resuena en el aire turbio de tu cuarto.

Porque la que comparte tu lecho se ha dedicado a ventilar tu mundo, más tu enfermedad carcome lentamente tus entrañas robándote las plegarias que nunca saldrán de ese cuarto. Mis ojos verduscos se asoman tras el cortinaje espeso que me resulta la puerta.

-¡Y que se joda la iglesia y los médicos! –tu voz se alza espectral en la oscuridad del último letargo de tu existencia.

Y yo, soy tan pequeña, que ni de puntillas alcanzo la alzada de esta cama, y tengo que escalar por las sábanas y el edredón hasta alcanzar tu lecho.

-Natiiiii, Natiiiii –gritas ahora, cuando el temblor de tus músculos es un retortijón que ahoga tu carácter, ese siempre fuerte carácter que marcó tu vida y te hizo luchador de esta guerra perdida.

-¿Qué quieres Antonio? –te digo pizpireta y en mi media lengua de niña.

Me observas, clavándome los pozos de oscuridad que siempre fueron tus ojos, y aún noto el brillo de tu sensatez y tu nobleza.

-Arual, ven aquí, no te he escuchado entrar, andas de puntillas como las hadas…. ”

-He retomado el libro –consiguió decir sin ahogar las lágrimas.

-¿Cuál de ellos? –preguntó su madre alzando la vista hasta encontrar su mirada nublada.

-El de “El Jardín de las Ninfas Perdidas”

-¿La novela sobre nuestra familia? –una mueca de dolor cruzó su rostro, apagando momentáneamente sus ojos pardos.

Arual la observó unos segundos, regalándose ese momento que compartían una vez por semana. Siguió los balanceos del cuchillo untado de mantequilla sobre la tostada, preguntándose como era capaz su madre de borrar de un plumazo la tristeza y convertirla en alegría, ella aún, no había conseguido ni tan siquiera moldear ni la tercera parte de su carácter.

-Sí, ese, quiero terminarle ahora que ya tengo totalmente listo “Y tu luz en mis tinieblas”.

-¿No decías que te faltaban datos? –sonrío, cómplice de esa mirada bohemia que Arual, derrochó al perder la mente en el mar tranquilo, que se escondía entre las nubes de aquella mañana de domingo.

Más tarde, cuando colgó la escoba y la casa estuvo adecentada, se sentó ante las páginas de un comienzo cuyo final sabía antes de escribir las primeras sílabas. Allí, ante la soledad buscada de su propia ánima, recordó el día en que se lanzó a contarle a su madre aquello que sabía de la familia.

“-¿Cómo puedes saber eso?-había preguntado en aquella ocasión –ninguno de nosotros te lo contamos”

Nuevamente, victima de sus recuerdos, pensó que jamás le contó a nadie que muchas noches, desde aquella en la que se decidiese a escribir ese cuento, un leve acompañante se sentaba en la tranquilidad de sus sueños, narrándola paso a paso aquello que nunca nadie vivió, pero que él, antes de morir, se dedicó a traspasar a viva voz a todos y cada uno de sus hijos.

Arual jamás escuchó aquellas historias de guerra y hambre, o eso es lo que todos pensaban, y realmente he decir, que ella solo guarda aquel recuerdo de su abuelo antes de morir, el ser pasos de hada sobre su cama. Todo lo que ella pueda narrar, contar o escribir sobre épocas tempranas antes de su nacimiento, son quimeras que en verdad ocurrieron, pero que nadie sabe aún como aquella niña que hoy se alza mujer, puede tener bajo su conocimiento……

Iraunsugue Eternia

Fotografía- Del Abuelo Antonio, mi madre, su prima y la abuela Nati. Pedro Bernardo, Ávila (Años 70)

7 Atravesaron la realidad:

JuanMa dijo...

Creo que el que sepas esas cosas es, seguramente, cosa de hadas.
Besos melancólicos y aleteos mágicos.

CaminanteDeNoche dijo...

Sabemos mas cosas de las que creemos, quizas conversaciones oídas en la niñez a la que no prestamos atención pero se grabó en la mente, quizás recuerdos genéticos, quizás...magia.

Besos

AdR dijo...

Si hoy se alza mujer es porque ayer supo aletear como hada :)

He visto a tus personajes no como en la foto (que también es muy buena) sino como se suelen ver en los cuentos :).

Besos

Iraunsugue_Eternia dijo...

JUANMA: En verdad es que mi dragón es un tipo listo y me susurra secretillos al oído, con eso de que tiene siglos el muchacho se las sabe todas ;)

Besos de hadas y rugiditos antimelancolía.

CAMINANTEDENOCHE: Recuerdos genéticos, siempre he pensado que existían aunque la mayoría de la gente al escuchar mi versión me han llegado a tachar de loca. Y estoy contigo, cuando somos niños somos pequeñas esponjas, todo lo absorbemos y más ciertas conversaciones, ¡con lo que me gustan a mí las historias!

Un abrazo fuerte.

ADR: Sssh te voy a contar un secreto, aún hoy aletea como un hada, aunque ella diga que es mujer…esa fachada solo la saca en el trabajo.
Realmente no deberíamos poner rostro a los personajes reales, siempre es mejor imaginarlos.

Besos :)

haThus dijo...

Ya sabes que yo no creo es esas cosas pero no por ello las niego. De todas maneras creo que el subconsciente, a veces, es mucho más consciente que nosotros y que puede que tu no recuerdes exactamente como ni donde las has oido, o que tu familia no recuerde haberlas contado en tu presencia, o, lo que hayas guardado esas historias en tu mente desde bebe, al orilas contar inconscientemente pensando que tu no podrías registrarlas. No creo en los recuerdos genéticos, al menos no tan específicos.

Besos, desde la otra mejilla.

Iraunsugue_Eternia dijo...

HATHUS: Bueno, es una forma de ver la vida, la lógica no lo es todo filósofo…es más, la lógica esa necesidad de ponerle nombre a todo, estructurarlo y explicarlo es lo que mata la magia, y en consecuencia a las hadas. Hay voces que nos susurran en sueños, aunque quién habla ya esté muerto.

Un beso infantil.

haThus dijo...

No, ciertamente la lógica no lo es todo, no es la vía más apropiada para conocernos a nosotros mismos, pero ayuda a explicar otras cosas. Lo cierto es que el lenguaje en si, es lógica en estado puro, si no hay lógica no puedes explicarlo, aunque esa lógica implique la palabra magia, eso también está contemplado en la lógica del lenguaje. Pero sigue siendo lógica.


Besos desde la otra mejilla.