22 oct. 2008

El fin del Laberinto


Y allí la encontré, aferrada al pomo de una puerta invisible, victima de la despedida que se anticipaba precaria en sinuosos silencios, mortaja aprisionada contra su esqueleto.
Zie de sueños,
Zie de tinta
que no avanzaba ni se alejaba de lo que fuese a ser un Laberinto antaño. Hoy, tan solo el recuerdo de un paseo extraño entre muros imaginarios y pinceles desechos.

La escuché gritar a cielo abierto, bajo la serpenteante forma de nubles oscuras que se agolpaban en una mente dispersa, buscaban sus melancólicos ojos un verso donde volver a estar viva, pero tan solo encontraba el malestar interno de lo que siempre fue una huida.

Ya no había acrílicos muros, ni esqueletos parlantes, ni tan siquiera enredaderas donde acurrucarse…de fondo, tan solo…la nada.

Podría haberme acercado a rescatarla de lo que siempre fue su onírico reino, Tenebria, mundo de lo eterno, más preferí quedarme en la retaguardia de la frase incoherente, dejándola cerrar el pomo del tránsito.

Se agachó a recoger los últimos pedazos de aquel lugar desierto, y antes de que cerrase el baúl de los recuerdos, la escuché silbarle al viento, con voz de enjaulada ave que gritaba con rabia y ya casi sin aliento.

-Marcho –dijo- y de ti me llevo todo lo bueno, de lo malo, tan solo…cenizas.

Más el viento no respondió, y el mundo tan solo se volvió un opaco cristal donde jamás podría acertar a vislumbrar su gótica imagen de eterna hechicera.

-Márchate, nada sentí antes, nada…siento ahora –respondió la voz desde las mazmorras.

Zie, jamás escucharía aquello, se quedó sin voz por un momento y hasta las lágrimas surgieron de acuarela carmín.

Podría decir que se derrumbó, pero estaría mintiendo, el paseo por aquel reino que una vez la perteneció, la enseñó a que las mentiras se cubren en promesas, y estás, no son más que la vaga cosecha de sueños que se abrigan de ilusiones marchitas….todo mentira.

Por eso escondió el baúl,
por eso cerró la puerta,
por eso terminaron por romperse todas las promesas.

En algún lugar lejos del mundo, los versos mudaron sílabas, los óleos cayeron desquebrajados quedándose los pinceles sin tinta…de fondo, casi inaudible, alguien silbó aquella melodía.

Más tarde, todo se cubrió de oscuridad sobre el cuaderno de un artístico niño y todo lo que un día fue, dejó de tener sentido.

Se cerró el baúl,
se cerró la puerta,
y allí quedaron mudas todas las promesas.

Iraunsugue Eternia

Fotografía-De los novios de una tarta que hoy reposan en un baúl, Octubre 2006.

5 Atravesaron la realidad:

JuanMa dijo...

A veces las promesas son losas que nos impiden respirar.

Aun así, es triste cerrar baúles.

(Pero sano).

Un abrazo.

Iraunsugue_Eternia dijo...

JUANMA: Puede que así sea, pero es muy triste que las promesas se vuelvan losas que cortan la respiración. Y aunque necesario cerrar etapas, baúles, cajas…siempre duele y cuesta.

Lo bueno, es que siempre se consigue.

Besazos y abrazos.

haThus dijo...

Siempre es doloroso, y nunca sabes cual es el momento oportuno. Puedes seguir pensando que quizá si hubieras esperado un poco más... o quizá si hubieras sido más tajante... A unos años de este texto, el mismo entorno se vuelve a repetir. Solo cambian los objetos del bahul, y la mitad de las personas que en ellas se ven implicadas. Pero yo siento que mi caja ya está hecha, solo falta que le cierres la tapa (aunque te pedí que no guardaras nada mio que lo tiraras todo al mar) Por que lo que te pido que hagas por mi, ya no lo puedes hacer, hay alguien más importante que yo, justo como en el preciso instanate en el que se producia este texto tuyo.

Besos.

Iraunsugue_Eternia dijo...

HATHUS: Interesante..."alguien más importante que tú"..por eso busco el hueco para contestar a lo único a lo que ahora me puedo aferrar de ti, tus palabras. Quizás si hubiese dicho, hecho..perono queria en ese momento..ni en realidad después. Es diferente, ahora daría lo que fuera por volver atráso ir hacía delante en la dirección que escogí en aquella época. Lo que daría porlanzarme de nuevo sabiendo que esta vez si va a salir bien, que esto ha sido solo un mal sueño.

Besos tristes.

haThus dijo...

Entre tu punto de vista y el mio hay un salto que es la ignorancia. Yo ignoro lo importante que es para ti otra persona, y ese fue el principal motivo de mis palabras en aquel fatídico correo. Pero como en el te dije, no quiero seguir siendo el que habla mal de alguien o el que piensa mal de ti. Cuando me conociste no era así, y ¡joder!, no quiero ser así contigo.
Te diría que te lanzaras, pero sabes que primero debe pasar ese tiempo que nos merecemos. Tu para decidirte y hacerte más fuerte, y yo simplemente para hacerme todavía más fuerte, por que el resto vendrá dado, ya lo verás, o eso quiero creer.

Besos de ESPERANzA